kubus_weiss

„espacio vivido – der gelebte raum“  es un proyecto artístico del artista alemán Thomas Michl.

El proyecto comenzó a desarrollarse durante los meses de noviembre a marzo de 1998 en Sevilla, durante los cuales disfruté de una beca de estudios en esa ciudad. A modo de diario pintaba todos los días un cuadro utilizando como bastidores planchas de madera encontradas en contenedores. De esa manera la vida de la ciudad, con sus restos, pasó a formar parte de la obra como soporte físico. Estas pinturas se montaron después formando un cubo de 2,5 metros de arista. A esta forma geométrica se le añadieron, además, una puerta y una ventana, también encontradas en contenedores de obras, transformándose así en un espacio apto para habitarlo temporalmente.

En Sevilla el cubo se instaló en la primavera de 1998 en el patio de la facultad de Bellas Artes durante un día. Mientras fuera se desarrollaba un día normal de vida universitaria, yo viví dentro de la obra de arte, que había adoptado el carácter de una habitación de una vivienda normal, con mobiliario y electricidad incluídos. A través de la puerta y de la ventana tenía contacto con quienes se acercaban a ver la obra. Las personas de significado para mí durante mi estancia en Sevilla fueron las únicas que pudieron entrar en el cubo. Después de ese día, esta ciudad del sur de España se convirtió en un lugar predilecto para mí.

Así nació el concepto de “espacio vivido – der gelebte Raum”.

Este concepto tiene tres líneas de actuación:
EXPONERSE: El cubo se expone como representante de mi persona en lugares que poseen un significado especial para mí. La obra se expone, de esta manera, a todos los agentes exteriores (intemperie, desgaste físico y destrucción provocada). Esa situación de máximo riesgo es un momento muy fructífero de la obra ya que pasa de ser un proyecto teórico a una obra concreta en un lugar y un espacio de tiempo concretos. La obra está expuesta a todas las adversidades de la vida y se convierte de esta manera en el “espacio vivido”.

EXPLICAR: En cada lugar de exposición surge una historia nueva que hay que explicar de manera gráfica, interpretándola. Diferentes momentos e impresiones de las exposiciones se traducen en pequeños cuadros, utilizando los mismos materiales que en el cubo: madrea y pintura acrílica. De esta manera cada exposición llega a una interpretación física.

EXPONER: El proyecto ”espacio vivido – der gelebte raum” como obra artística se integra también en un contexto cultural determinado. Para cada exposición se desarrolla un concepto individual, con materiales originales de los lugares de exposición, fotos de carácter documental y cuadros de la fase explicativa.

Hasta ahora la obra se ha realizado en los siguientes localidades: